miércoles, 18 de junio de 2008

y ahora como paro

. Pues lo siento, pero creo que desaté algo que no tiene vuelta atrás: el incontrolable ataque de catarsis.

Adjudicado al sueño, sí, llegó el momento de angustia mortal en un día normal (porque ya entendí que mis terribles dilemas morales y mis dolores existenciales, no son tales ni tantos, sino que tengo sueño o hambre o alguna otra necesidad mucho más básica que no satisfaciéndola me imposibilita ser feliz)

Estaba haciendo una torta de chocolate, mousse de chocolate y frutos rojos, y en eso pensé que nadie me quiere. Y que los que me tienen incorporada de alguna forma en sus vidas, lo hacen por costumbre o comodidad.

ADMITI QUE SOLO TE BANCAS MIS MALOS MODALES Y MI REBELDÍA ESTUPIDA y ADOLESCENTE FRENTE A COSAS BANALES COMO LOS CODIGOS DE CONVINVENCIA EN ESPECIAL EN RESTAURANTES Y DISCOTECAS CONCHETAS, Y QUE SIMULAS GANAS DE ABRAZARME EN LA VIA PUBLICA ESPORADICAMENTE Y QUE ME DEJAS CRUZAR ALGUNA PALABRA DE VEZ EN CUANDO CON TU HERMANA
SOLAMENTE PARA TENER SEXO CONMIGO

que me muero de amor por vos y me da celos hasta tu computadora (sobretodo tu computadora).


mañana borro este post, ahora sigo con la torta, que es para mi mamá que cumple años mañana y que tampoco me quiere y me suele repetir que espera ansiosa que me vuelva a ir de casa porque soy desordenada e irreverente y me falta mucha sopa.

2 comentarios:

laura dijo...

no ahora mejor no pares
seguí escribiendo cosas que merecen ser borradas y esas son las imprescindibles
bah no sé, pero yo tenía un montónd e esas, son la mayoría, he ahí el beneficio de la era del hielo de la virtualidad, las cosas no ocupan lugar así que hay que hacerse cargo

creo que prefiero verte así que en fotos si no puedo verte en carne y hueso, igual eso cuando se revierta va a provocar un abrazo en la vía pública o privada

nada. no sé. aguanten las necesidades básicas (?). últimamente mi erotismo está todo puesto en el acto de dormir, y no importa si duermo una cinco o diez horas.

lau

iae dijo...

Mai, digas lo que digas de tu habilidad para escribir, es lindo para mi escuchar noticias tuyas.
Estos meses me pasaron cosas grandes por dentro y fuera; y tuve muchas ganas de que vos vinieras a poner todo en escrito, tan bien como vos sabés. Mucho mucho.
Te mando besos, iae.